La familia un trayecto de Humanizacion

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

La familia un trayecto de Humanizacion

Mensaje  Virginia Gonzalez Martija el Sáb Mar 24, 2012 2:48 am

La escuela es una institución compleja cuya finalidad esencial apunta a la formación de personas buscando el crecimiento y desarrollo integral de los alumnos de acuerdo con determinadas bases filosóficas, postulados pedagógicos y principios valóricos. Este espacio social se ve condicionado por factores externos, internos, individuales y grupales que engloban toda la vida social que se da en el interior. El ser humano no puede ser entendido sin considerar su dimensión social sin la mutua influencia que se producen entre las personas y los cambios que se originan consecuentemente a partir de dicha interacción.
En todos los grupos humanos aparece el fenómeno de la educación, mediante el cual la sociedad transmite su cultura de una generación a otra y prepara, a través de la formación de las generaciones jóvenes, las condiciones esenciales de su propia existencia. Pero actualmente el extraordinario desarrollo de las instituciones escolares en las sociedades modernas, existe la tendencia equivocada a identificar “educación” y “escuela”, como si ese proceso de transmisión se realizara solamente a través de esta última; siendo imprescindible aclarar que la transmisión se realiza por una gran diversidad de medios y se halla asegurada antes de concentrarse en formas institucionales especificas. La educación se confirma por medio de los padres, maestros y adultos en general, esto sucede no solamente en la familia, en la escuela sino también en la calle, en la iglesia, en el club y por supuesto en nuestros días, a través de todos los medios de transmisión de ideas y sugestiones: por la palabra, por la imagen y con el ejemplo. Si analizamos a la más pequeña organización social, encontramos que el modo con que se vive hoy en las familias no coincide con otros medios anteriores, pero integra cambios en las relaciones conyugales, en la praxis de la afectividad, en los roles paterno y materno. Y aun son previsibles más cambios, lo cual implica que la realidad de las familias no sea tratada como un asunto solamente sociológico, ideológico o religioso. En la actualidad, las familias viven en un contexto caracterizado por una mentalidad hedonista y relativista, lo cual favorece un individualismo egocéntrico, un aire de superficialidad y de provisionalidad de la vivencia intersubjetiva. Se ha extendido un estilo de vida familiar paralelo al modus vivendi de nuestra sociedad: una marcada tendencia a consumir experiencias de inmediata gratificación entre unos y otros. Todo esto favorece la creencia general de que la familia es un proyecto vital más o menos imprevisible en el tiempo. Así pues este carácter transitorio en el que se instalan las relaciones personales en las familias no asegura la continuidad necesaria para el aprendizaje de valores y pautas de comportamiento. Al vivir la familia en la provisionalidad, en la instantaneidad y en la ausencia de un proyecto de vida compartido a largo plazo, la tarea educadora de la familia queda muy reducida, al menos en el tiempo. Especialmente son escasas las posibilidades de iniciar un camino seguro que lleve a la apropiación de valores morales básicos para la edificación personal de las nuevas generaciones; problemática que la época nos impone a los adultos responsables de formar a las jóvenes generaciones.
Los profesores ¿qué necesitamos hacer para atender estos desafíos actuales? Como seres humanos debemos seguir apostando por la familia porque es el espacio y el tiempo en el que, de modo provisional y revisable, encuentran respuesta a los interrogantes básicos que surgen de la existencia humana. La familia posee un significado y una función básica imprescindibles. A pesar de ser una realidad omnipresente y, a la vez, polimórfica en la amplia variedad de culturas, la familia instaura un trayecto de humanización siempre provisional y sujeto a condiciones históricas concretas. Sin su existencia las nuevas generaciones entrarían en un proceso de interrupción de su identidad individual. Mientras existan vínculos afectivos y morales que aseguren la socialización de las nuevas generaciones hay familia. Obliguémonos como pedagogos a aportar trayectorias pedagógicas que faciliten el éxito de la necesidad de atender esa demanda ampliamente sentida y expresada últimamente, por muchos padres y madres de educar a sus hijos en el ámbito familiar del mejor modo posible.

BERTOGLIA Richards Luis. “la interacción-profesor-alumno, una visión desde los procesos atribucionales” Escuela de Psicología. Pontificia Universidad católica de Valparaíso. Vol. IV/2005 [pp.57-73]
2 MINGUEZ Vallejos Ramón. “La responsabilidad como respuesta educativa” CETYS universidad.
3 DE AZEVEDO Fernando. “Sociología de la Educación” Fondo de Cultura Económica. México 1942

Virginia Gonzalez Martija

Mensajes : 8
Fecha de inscripción : 25/02/2012

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.